Morosidad 01

 

Por desgracia, es norma en los deudores pagar tarde, mal o nunca. Pagar tarde ya es una norma más que una excepción, pero además, en muchas ocasiones los deudores utilizan diversas estratagemas para demorar el pago o, incluso, reducir su importe. Pero esto no es lo peor, ya que con demasiada frecuencia no logramos cobrar nuestras facturas, o sea, perdemos las inversiones realizadas y debemos soportar el IVA devengado.

¿Y por qué no nos pagan los deudores?

A grandes rasgos nos podemos encontrar con tres categorías de morosos:

· los morosos intencionales (retrasan el pago voluntariamente para obtener financiación gratuita).
· los morosos de buena fe (no pueden afrontar sus pagos por problemas temporales de liquidez.
· los morosos por incompetencia (su organización funciona mal y no saben que tienen que pagar o no saben cómo deben pagar).

Según las estadísticas, las principales causa de morosidad son:

· La intencionalidad: no nos pagan porque resultamos más baratos que un crédito bancario.
· La segunda causa es la ineptitud: no nos pagan porque no se han enterado de que tienen que pagar.
· La tercera causa es, por tanto, la aparición de algún problema externo que provoca tensiones de tesorería (morosidad de sus clientes, pérdida de un cliente importante, un siniestro grave, etc.).

Para conseguir una gestión eficaz de nuestros impagados debemos clasificarlos, conocer por qué no nos pagan y actuar en consecuencia. Eso sí, teniendo en cuenta que el moroso nunca reconoce su culpa.

+ información