Crisis con paradojas

 

Leyendo la prensa económica uno no sabe muy bien con qué carta quedarse.

Estamos inmersos en una profunda crisis económica donde, a nivel nacional, se ha producido, se está produciendo y se seguirá produciendo una seria e importante destrucción de puestos de trabajo.
Pero por el contrario, ahí la paradoja, el avance medio de los salarios en 2011 se ha incrementado en un 0,8% y lo que es más paradójico aún, el beneficio empresarial creció en el mismo ejercicio un 6,6%.

La pregunta que debemos plantearnos ante unos datos como éstos es si ese incremento de beneficio no será pan para hoy y hambre para mañana.

La pregunta tiene un fundamento. Todos conocemos, por poner un ejemplo, algún establecimiento de hostelería donde no solo no han bajado sus precios si no que por el contrario los han subido, mientras que en el establecimiento de al lado, con la misma calidad o incluso mejor, no los han subido, los han congelado o incluso en algún caso (tan pocos que es casi testimonial) los han reducido.

Podría poner ejemplos con marca o nombre comercial, pero lógicamente no procede hacerlo por razones obvias. Pues bien, sin mencionarlos ponemos un ejemplo real:

Pondremos como nombre “Establecimiento 1” y “Establecimiento 2”

Mientras en el “Establecimiento 1”,  que ha subido los precios, está decreciendo el número de sus clientes,  en el “Establecimiento 2”, los está incrementando.

El “Establecimiento 1”, al mismo tiempo que sube precios, disminuye clientes y reduce la plantilla, suponemos que intentando mantener un margen que se le escapa entre los dedos a su gerente,  y quiere compensarlo vía reducción de costes salariales. Si solo se le ocurre esa solución …
Mal gestor donde los haya por tanto, ya que la desmotivación de su personal que se ven impotentes a efectos de contrarrestar la pérdida de clientes, la disminución de sus compañeros, etc., hace que la calidad en la atención también disminuya, mínimamente eso sí, pero si lo suficiente como coadyuvante de la pérdida de clientes.

Mientras que en el “Establecimiento 2” no dan abasto para atender a la clientela y han contratado a una persona más. Lo cierto es que deberían haber contratados a 2 ó 3 personas más, pero en un ejercicio de buena gerencia tan solo han contratado a una persona para no sobredimensionar la plantilla, pero sin por ello dejar de dar una buena calidad de servicio.

Por tanto el “Establecimiento 1” ha incrementado márgenes pero su senda tiende a la extinción comercial, si nadie lo remedia con nuevas decisiones gerenciales, y a la destrucción de más empleo; le será barato despedir al resto de la plantilla con la nueva normativa, pero . . .

Y en el “Establecimiento 2” mantiene márgenes, en términos relativos, en términos absolutos los está incrementando, incrementa ventas, crea empleo y tiene futuro, claro que si, buena gestión empresarial. Y puedo dar fe de que no ha bajado en nada su calidad, ni en el servicio ni en sus productos.

Por tanto, la responsabilidad empresarial, la buena gerencia, no mirar tan solo el margen por el margen… da sus frutos. El margen por el margen está abocado al fracaso.

Que nadie piense que somos contrarios a los beneficios empresariales, nada más lejos de la realidad, precisamente, los márgenes, los beneficios empresariales son los que deben de generar riqueza y empleo. Pero si es cierto que cuando un empresario, un gerente,  solo mira el margen por el margen y trabaja a corto, sin analizar ni ver como llegar a el, al margen, con solidez y con un proyecto de futuro a medio y largo plazo, está condenado al fracaso. Aunque a veces vestido de un éxito a corto efímero que resulta un espejismo e induce a mayores errores.

+ información